Bienvenido a la Web del P69
Tu cuentaHomeDownloadsLinksForosTemasTopGalerías


  Menú
· Home
· Juegos Baloncesto
· Contacta
· ¿Dónde Comer?
· Descargas Baloncesto
· Encuestas
· Enviar Noticias
· Foros Baloncesto
· Fotos Baloncesto
· Enlaces Baloncesto
· Mensajes Privados
· Lo Mejor
· Tu cuenta
· Temas
· Mapa del Sitio

  Foto Aleatoria
Jerry Sichting, tuvo una pelea con Ralph Sampson en la final del 86, del que dijo: "Sampson pega como una niña"
Jerry Sichting

Jerry Sichting, tuvo una pelea con Ralph Sampson en la final del 86, del que dijo: "Sampson pega como una niña"

 

  Enlaces de Baloncesto
· 1: Slam Dunk
· 2: Concurso de Triples 3D
· 3: Concurso de Mates Manga
· 4: Concurso de Triples de Marca
· 5: Enfrentate a la Bomba Navarro
· 6: Eddie's Match 'em All
· 7: Andrés Montes
· 8: Concurso de Triples
· 9: Puzzle
· 10: Tiro a Canasta

  Visitas
Hemos recibido
168004
visitas desde Marzo 2003

  Google
Google

Selección Española, del cielo al infierno (1984-1999) 

Octava parte: Eurobasket Roma 91

Por Ignacio Yebra



El de Roma fue un Europeo bastante devaluado. La ausencia de la URSS reducía la nómina de teóricos aspirantes a medalla a 4 (Yugoslavia, Italia, Grecia y España), que se repartieron equitativamente en los dos grupos con las (también) teóricas cenicientas del torneo.


Quedando encuadrada en el mismo grupo que el favorito nº 1 (Yugoslavia) y dos selecciones de ínfimo nivel (Bulgaria y Polonia) se hacía evidente que el pase a semifinales era totalmente obligatorio, pero la realidad es que se sufrió mucho más de lo esperado. Contra Yugoslavia se cosechó una engañosa derrota por menos de 10 puntos (el partido se decidió casi desde el salto inicial), contra Bulgaria se logró una vergonzosa victoria por un punto de diferencia, tras ir perdiendo 35 minutos y necesitando 3 triples consecutivos (2 de Epi y uno de Antúnez) desde la misma posición y la ayuda arbitral para lograrlo. Aún se me cae la cara de vergüenza ajena al recordar los abrazos de nuestros jugadores tras sonar la bocina. Pero es que contra Polonia tres cuartos de lo mismo. Todo el partido por detrás y sólo tras el arreón final se logró remontar.

Por parte española, poco a destacar en esta primera fase, salvo el correcto papel de Cargol y Epi y el acierto de Antonio Martín (sin Ferran, Romay y Jiménez tuvo que dar un paso adelante). Jordi Villacampa, el único que había salvado la cara en el fiasco argentino, andaba desacertadísimo a la par que extremadamente individualista.

En el otro grupo saltaba la sorpresa con la derrota de Grecia ante Checoslovaquia, que propiciaba un triple empate (1-2) entre helenos, checoslovacos y franceses que a la postre benefició a nuestros vecinos, que se colaban así, de modo sorprendente en semifinales. Italia fue primera con un inmaculado 3-0).

Todo lo malo (horrendo, diría yo) que había mostrado la selección en la primera fase se tornó óptimo en el magnífico encuentro disputado en semifinales contra Italia. Con Antonio Martín como referente interior y Epi y un recuperado Villacampa martilleando el aro transalpino desde fuera, España lograba mediada la segunda parte 9 puntos de ventaja que Italia enjugaría en apenas 3 minutos con un parcial de 11-0 ante la inexplicable pasividad de Díaz Miguel, que no paro la reacción italiana con un necesario tiempo muerto.

A pesar de ello, Epi tuvo un forzado lanzamiento triple para forzar la prórroga, pero no sonrío la fortuna que, esta vez sí, habíamos merecido. No obstante, pese al buen partido jugado, la euforia de Barthe sonaba excesiva ya entonces.

En la otra semifinal poca historia hubo. Una Yugoslavia sin Petrovic (había decidido prepararse a fondo en verano para su gran oportunidad en los Nets) derrotaba sin el más mínimo problema a una Francia donde ya destacaba un jovenzuelo Rigadeau.

La misma poca historia que hubo en el encuentro por el tercer y cuarto puesto, donde España, con sus tres estiletes (Epi, A.Martín y Villacampa) a pleno rendimiento, no daba opción a una Francia que se despedía del Europeo con una victoria en cuatro partidos ... que le valió para ser cuarta.

En la final Italia luchó, se entregó y peleó para hacer lo que pudo, pero nada pudo hacer ante la majestuosidad plavi, encabezada por el jugador europeo más fascinante del momento: Toni Kukoc. Durante la disputa del europeo había estallado la guerra civil en Yugoslavia, lo cual propició que fuera la última vez que viéramos a tan magnífica generación de baloncestistas juntos en una pista y que el esloveno Zvoc fuera privado por el gobierno de su país de su legítima medalla de oro.

Tras la disputa del Europeo, algunos se dejaron cegar por el brillo del bronce y pensaron que la caída libre de la selección había finalizado, que de cara a la cita olímpica catalana se había recuperado el nivel y la ilusión.

Ilusos...









Copyright © por Club de Baloncesto P69 Derechos Reservados.

Publicado en: 2006-08-25 (828 Lecturas)

[ Volver Atrás ]
 

  Anuncios





Mapa del Sitio Web
Club Baloncesto P69 - Galerías de fotos de baloncesto
Página Generada en: 0.037 Segundos